El informe Mueller contra Trump: lo que de verdad dice la investigación de la trama rusa

El informe del fiscal general Robert Mueller señala que operativos rusos ligados al Gobierno de Vladímir Putin “entraron en contacto” con miembros de la campaña de Donald Trump y con seguidores del entonces candidato republicano, pero no existen evidencias de que ningún ciudadano estadounidense conspirara o se coordinara con ellos.

La intención de estos agentes era provocar y amplificar los conflictos sociales en Estados Unidos, según el informe, fundamentalmente a través de las redes sociales, y organizando actos políticos, para minar el sistema electoral.

Al mismo tiempo, el Gobierno ruso usó otro método para interferir en las elecciones, según el informe: actos de piratería informática contra la candidata demócrata, Hillary Clinton, llevados a cabo por el Ejército ruso y difundidos a través de la página WikiLeaks.

La campaña de Trump mostró interés por estos documentos y agradeció el daño que pudieran hacer a Clinton; además, fue avisada un mes antes de que se hicieran públicos.

Trump afirmó entonces en público que esperaba que Rusia consiguiera hacerse con los correos electrónicos del servidor privado de Clinton cuando era secretaria de Estado, aunque luego dijo que había sido irónicamente.

Todo esto coincidió con una serie de contactos entre miembros de la campaña de Trump e individuos vinculados al Gobierno ruso. Este último percibía según el informe que su pirateo informático beneficiaría a Trump, pero los investigadores no han encontrado pruebas de que el equipo de campaña republicano conspirara o se coordinara con Rusia para interferir en las elecciones.

En conclusión, aunque la investigación identificó numerosos vínculos entre individuos con lazos con el Gobierno ruso e individuos asociados a la campaña de Trump, las pruebas no son suficientes para presentar cargos criminales por interferir en las elecciones de 2016.

El informe añade que varios miembros de la campaña mintieron a los investigadores y al Congreso, dañando las pesquisas, y algunos han sido procesados por ello.

Menciona a Michael Flynn, George Papadopoulos, Michael Cohen y Paul Manafort, pero hay una parte censurada que impide saber quiénes serían el resto.

Señala además el informe que algunos individuos investigados borraron información relevante, incluyendo miembros de la campaña de Trump.

El fiscal general Robert Mueller advierte que ha optado por no seguir el procedimiento habitual de la Fiscalía a la hora de analizar si el presidente, Donald Trump, obstruyó a la justicia para ocultar pruebas de la supuesta conspiración de su equipo de campaña con el Gobierno ruso.

Así, evita dibujar conclusiones definitivas sobre la conducta del presidente, añade. Las pruebas obtenidas sobre sus acciones e intenciones presentan aspectos difíciles de resolver, explica.

Sin embargo, añade, si tuviera confianza en que el presidente claramente no cometió ese crimen, lo habría dicho. Y no lo dice.

Basados en los hechos y los estándares legales aplicados, concluye, es incapaz de llegar a un juicio al respecto, y por tanto el informe no concluye que cometiera ese crimen pero tampoco le exonera.

Los abogados del presidente arguyeron, según el informe, que no debería haber investigado este aspecto, y que Trump estaba protegido por el cargo que ostenta, pero el informe niega ambas tesis.

Recalca además que la Constitución no da inmunidad al presidente para poder obstruir a la justicia, permitiendo al Congreso investigar hechos corruptos incluso a través de los tribunales.

FUENTE: telemundo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *