Disminuyen las deportaciones y arrestos de migrantes dentro de EEUU. ICE dice que se debe a la crisis migratoria

Disminuyen las deportaciones y arrestos de migrantes dentro de EEUU. ICE dice que se debe a la crisis migratoria

El director en funciones del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), Matthew T. Albence, ha detallado este miércoles desde McAllen (frontera de Texas) que desde el inicio del año fiscal el pasado octubre se han reducido en un 14 % los arrestos de migrantes con condenas y en un 10 % las deportaciones con respecto al mismo periodo del año anterior.

Albence explica que esta reducción se debe a la crisis en la frontera sur, a la llegada de decenas de miles de solicitantes de asilo centroamericanos cada mes, una oleada con cifras récord en la última década que tiene a la Patrulla Fronteriza desbordada, según ha reconocido recientemente este cuerpo. «En respuesta a la crisis, ICE está desplegando todos sus recursos disponibles», ha dicho Albence.

El director de la agencia federal de inmigración detalla que ha enviado equipos de agentes especiales e investigadores forenses especializados en tráfico humano a las comisarias de la Patrulla Fronteriza y a los centros de detención del ICE.

Los agentes del ICE asisten a los patrulleros fronterizos en los interrogatorios a los solicitantes de asilo y en el estudio de sus documentos.

Asimismo, «cientos de agentes» de la unidad de Detención y Deportación (ERO, en inglés) han sido reasignados a puestos dirigidos a reducir el impacto de la crisis fronteriza, lo que incluye centros de detención del ICE que han visto aumentada su población «significativamente» a raíz de la oleada.

«Esta reasignación de recursos está teniendo un significativo costo para las operaciones de seguridad y vigilancia de la ERO. Esta crisis ha devastado los esfuerzos de la ERO para hacer cumplir la ley», ha señalado Albence.

El director del ICE se refirió así a las operativos de «arresto de condenados, amenazas a la seguridad pública, violadores de derechos humanos, pandilleros y fugitivos», que contabilizó en 560.000 en todo el país al detallar los descensos del 14 % en las detenciones y del 10 % en las deportaciones.

«Estos descensos tienen un impacto directo no solo en las comunidades fronterizas, sino por todo el país, donde los extranjeros criminales, pandilleros y amenazas a la seguridad nacional siguen libres debido a que los agentes de la ERO necesarios para ubicarlos y detenerlos han sido redirigidos», dijo.